Publicidad

Espejismos.

espejismoParece mentira que tres años después del inicio de la crisis aún estemos donde estamos. En los últimos días hemos visto cómo las bolsas tenían un violento rebote desde los mínimos anuales y como por ejemplo el Dax rebotaba un 15% en tan sólo tres días.

Pero vamos a dar un repaso para ver qué estamos celebrando y y saber si tiene mucho sentido esta euforia de los últimos días.

Por un lado las bolsas celebran que los políticos dicen que se van a recapitalizar los bancos europeos, esos mismos bancos que ya han pasado dos test de stress en los que aprobaba prácticamente todo el mundo y tres años después de empezar la crisis.

Por otra parte tenemos que Dexia se suspende de cotización cuando están en caída libre, y que los estados francés y belga se comprometen a sostenerla. Solo una curiosidad, ¿cuántos Dexia quedan por ahí ocultos?.

Tenemos también al BCE que anuncia poco más o menos que una bajada de tipos está cercana, cosa que nos vendrá muy bien a nosotros y al resto de periféricos, y también nuevas líneas de liquidez y de compra de bonos cubiertos. Sinceramente, a mí estas medidas, a pesar de poder ser necesarias, lo que me inducen son serias dudas sobre la solvencia de otros bancos en la zona euro, sobre todo los franceses y alemanes. 

También tenemos a Bernanke que ha anunciado hace poco que estaba dispuesto a hacer todo lo posible para evitar que Estados Unidos entre de nuevo en recesión. Más madera, a pesar de que sea para echarla en la hoguera y que a penas caliente a los de a pie. 

En resumidas cuentas, parece que las bolsas celebran que tres años después de empezar la crisis todo sigue exactamente igual o peor, se siguen las mismas recetas que no ha servido de nada hasta ahora y se confía en que esta vez sí que sea la buena. Pues vale, aceptamos pulpo como animales de compañía.

El mayor problema de esta crisis es la falta de credibilidad tanto en políticos como en los balances de los bancos. Cuando se hacen unos tests supuestamente para aumentar la transparencia y el resultado es el que hemos visto por dos veces es normal que la desconfianza se instaure en los mercados y que éstos sufran como lo están haciendo.

Mientras no se sepa lo que realmente tiene en balance cada banco importante de la zona euro esto no va tener solución, y como no parece que ni políticos ni banqueros estén por la labor de hacer ese ejercicio de transparencia y de responsabilidad, creo que antes de mejorar debemos empeorar y bastante.

En los últimos días hemos tenido un rebote fuerte que es posible que continúe, pero creo que tarde o temprano volverán los problemas. Podrá ser otro banco francés, una rebaja de calificación de la deuda francesa o alemana o estadounidense, problemas en algún hedge fund o lo que sea, pero tarde o temprano volverán los problemas. 

En tanto no se resuelva la causa que generó la crisis, ésta no desaparecerá y esa causa fue un exceso de deuda que evidentemente no se va a resolver emitiendo más deuda sea por parte de los estados o de los bancos centrales.

Por otra parte tampoco creo que la solución pueda venir de un estrangulamiento de los estados como se está haciendo en Grecia. Sin crecimiento Grecia no va a poder pagar sus facturas y lejos de arreglarse su situación lo único que se está consiguiendo es aumentar su deuda en vez de reducirla. Guste o no guste, la única solución a la crisis en Grecia pasa por una quita importante de su deuda acompañado por un plan de reactivación de la economía. Mientras Europa no demuestre que puede resolver el problema griego no tendrá credibilidad suficiente frente a los inversores y la falta de confianza seguirá presente en los mercados.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *