Publicidad

Mi plan de pensiones (I). La idea inicial.

Dado que según están las cosas parece que nada nos garantiza que el día de mañana podamos cobrar una pensión, o en caso de cobrarla que ésta pueda ser mínimamente digna, me planteé hace unos meses cómo podía hacer un “plan de pensiones” de largo plazo pensando en mi jubilación.

He de reconocer que ni por un momento se me pasó por la cabeza el acudir a una entidad financiera a preguntar por los planes de pensiones que tengan (paso de sartenes, televisores o ipads). En mi opinión, hay algunas raras excepciones que pueden gestionar nuestro patrimonio pensando en nuestro futuro, pero lo más habitual es que lo hagan pensando más en la cuenta de resultados de su empresa, de modo que de forma general, aunque pueda acarrear alguna injusticia puntual, no me fío de ningún plan de pensiones que me ofrezca ningún banco. ¿Qué soy un extremista?, pues puede, pero se lo han ganado a pulso.

Al margen de la confianza o no que les tenga, en mi opinión suelen ser bastante mediocres con los resultados, eso pensando bien, porque aún recuerdo un año con el Ibex terminando un 25-28% arriba y como un plan de pensiones de un gran banco español indexado al índice terminaba el año ganando un 16%. El que tuviera contratado el plan acabaría el año tan contento… y su banco también. Suponiendo un generoso 3% de comisiones varias, que me explique alguien donde pueden haber quedado el resto de puntos, misterios de las finanzas. Ahora que se acerca el fin de año, el que quiera puede hacer la prueba de coger los fondos referenciados de las distintas entidades el día 1 de enero y comparar con la rentabilidad que haya dado el Ibex 35 en el 2012 (o cualquier otro índice). Seguramente haya unos poquitos que se hayan acercado o incluso le hayan superado, pero la mayoría muy probablemente estén por debajo de su referencia más allá de la comisión lógica cobrada por la gestión del fondo.

Tras ésta introducción, explico lo que se me ocurrió y que supongo habrá hecho más gente que yo antes. Vamos a buscar un tipo determinado de empresas (da igual el sector) que cumplan las siguientes condiciones:

  • Empresas conocidas, de buena presencia en su sector (si son líderes mejor aún), negocio recurrente, en definitiva, con unos fundamentales sólidos.
  • Rentabilidad por dividendo aceptable, hoy por hoy, de al menos un 4-5%, mejor si es más alto.
  • Y que además tengan como política retributiva el hacer una ampliación liberada anualmente. Ejemplos de estas acciones son empresas como Zardoya Otis o Abertis, que hacen una ampliación 1×20 anual.

En España no se si hay alguna más que cumpla con esos criterios. En su día creo que también analicé como posible candidata Duro Felguera, pero no he visto que haya hecho la ampliación liberada este año, así que la dejo fuera. Si alguien conoce alguna más y me lo comenta se lo agradezco.

Partiendo de la base de que creo que los ascensores seguirán siendo necesarios en el futuro y que la gente seguirá viajando en mayor o menor medida, de las dos candidatas posibles, tras mirar el aspecto técnico de cada una y valorar los fundamentales, me quedé con Zardoya. Esta empresa se ha visto muy afectada por el parón de la construcción, pero precisamente por eso me pareció más interesante. Divide su negocio entre instalación de obra nueva, que ha caído muchísimo, y mantenimiento de instalaciones, que es la parte del negocio que menos se ha visto afectada. Los beneficios han bajado y aún pueden bajar más, pero creo que el mayor daño a su negocio ya se ha producido, por lo que creo que puede aguantar la crisis con sus mantenimientos y aumentando la exportación (cosa que ya ha hecho) y el día que se reactive algo la economía tendría que ver mejorar bastante sus ingresos y beneficios. Además, de las dos cotizaciones, es la que vi más castigada, por lo que a largo plazo la veo con mayor potencial de recuperación en el futuro (esto es una suposición mía).

Abertis es una de las empresas líderes en el sector de autopistas y con las recientes compras con pago en acciones de las autopistas de OHL en Suramérica aumenta tamaño y diversifica más su cartera. No descarto en el futuro entrar también en ella, pero de momento me parece que está relativamente cara y que podría verla a mejor precio, así que esperaré pacientemente teniendo en cuenta que la intención es hacer una cartera para dentro de 23-25 años.

Como esto va quedando largo, dejo para otro artículo como hacemos el plan de pensiones y algunas consideraciones a tener en cuenta.

 

Artículos relacionados:

Mi plan de pensiones (II). Desarrollando el plan.

Mi plan de pensiones (III). Consideraciones finales.

Publicidad

4 responses to “Mi plan de pensiones (I). La idea inicial.

  1. Me parece tan buena la idea, que ya empecé a aplicarla hace más de diez años. A pesar de la crisis me proporciona una buena rentabilidad. Eso si, de momento reinvierto los dividendos y aporto un poco más cada año.
    Estaría atento a la evolución de Ferrovial y Repsol.

  2. es fácil saber donde se va el dinero, se supone que un plan de pensiones indexado no lo está al 100% por lo que dejan parte en liquidez.
    si hay caídas parece que han sido buenos gestores y normalmente nadie se queja de recibir un poco menos de rentabilidad. Aparte por supuesto de sus generosas (o <busibas) comisiones por tener un plan indexado que solamente tiene que adaptar dos veces al año (con los cambios del ibex).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *