Publicidad

Opciones financieras. Características de los contratos II.

opcionesDespués de dos semanas accidentadas, vuelvo a la carga con el tema de las características de las opciones.

En el anterior capítulo, Opciones financieras. Características de los contratos I explicaba que básicamente una Call es una opción de compra y una Put es una opción de venta, que tienen vencimiento, que ambas se pueden comprar o vender y que se emiten con un strike fijo. Además ponía algunos ejemplos para facilitar la comprensión del tema.

Hoy vamos a profundizar en algunas de esas características.

Empezamos con la prima pagada al comprar una opción (o cobrada si se vende).

Dado que una opción da derecho al comprador a ejercerla, para tener ese derecho debe pagar por él. Parece lógico que el vendedor exija una cantidad de dinero por asumir el riesgo de fluctuación del activo. A fin de cuentas, si a vencimiento resulta ventajoso para el comprador el ejercicio de la opción, el que se la vendió está obligado a cumplir con su parte.

Si a vencimiento al comprador no le interesa el ejercicio (pongamos por caso que tiene derecho a comprar a 100 algo que cotiza a 80), el vendedor perderá solo la prima pagada, por lo que ese es su riesgo máximo asumido, aunque el hecho de que las opciones se negocien en mercados organizados posibilita el que no haga falta esperar al vencimiento. Si vemos que la posición no evoluciona según nuestros análisis siempre podemos deshacerla.

Al igual que los futuros, los beneficios o pérdidas se liquidan diariamente de forma automática en nuestra cuenta. De ello se encarga la Cámara de compensación. Conviene tener cuidado con el dejar opciones a vencimiento, ya que éste se puede hacer por diferencias o por entrega física del activo, así que mejor enterarse antes de operar de cuales son las condiciones en cada mercado.

Otra característica a tener en cuenta es que, mientras que la compra de opciones no exige garantía alguna, la venta de opciones si que exige una garantía, al igual que ocurría con los futuros, para poder hacer frente a su compromiso. Dicha cuantía la calcula nuestro intermediario de forma automática en función del riesgo asumido en la posición.

También hay que tener en cuenta que el tiempo añade valor a las opciones. Las opciones pueden tener valor por dos vías, por la cercanía al precio de ejercicio, que se denomina valor intrínseco y por el tiempo que falta para su expiración, denominado valor temporal.

Con el valor intrínseco lo mejor es verlo con un ejemplo. Supongamos una call 10.000 del Ibex con el futuro en los 10.100. Está claro que si hoy venciera valdría 100, ya que es la diferencia entre lo que vale lo que queremos comprar y el valor nominal de la call. Nadie pagaría más ya que entonces le sale mejor comprar directamente en el mercado, ni menos, ya que entonces se arbitraría la diferencia.

El valor temporal es la diferencia entre el valor que tiene la opción y su valor intrínseco. Siguiendo con el ejemplo anterior, si a falta de un determinado número de días la call 10.000 cotiza a 157 euros y el Ibex está en los 10.100, entonces la opción tiene un valor intrínseco de 100 y un valor temporal de 57 euros.

Los conceptos de valor intrínseco y valor temporal nos van a ayudar a clasificar a las opciones en tres categorías:

  • Opciones “en dinero” (en terminología inglesa, muy seguida, “in the money” o ITM). Son aquellas que en caso de que se ejercieran ahora mismo nos darían un beneficio. Es decir, tienen un valor intrínseco positivo. Las Call “en dinero” serán aquellas cuyo strike está por debajo del valor del activo subyacente y las put “en dinero” las que tienen el strike por encima del valor del activo subyacente.
  • Opciones “a dinero” (o “at the money”, ATM). Son aquellas con mismo precio de ejercidio que el valor del subyacente. De ser ejercidas en este momento darían un valor de cero, aunque son las que tienen un mayor valor temporal.
  • Opciones “fuera de dinero” (o “out of the money”). Son las que en no tienen ningún valor intrínseco, es decir, que en caso de ser ejercidas se produciría una pérdida. Las call fuera de dinero son aquellas con strikes por encima del valor del activo subyacente y las put fuera de dinero son las que el strike está por debajo del activo subyacente.

Cuanto más fuera de dinero están, menos valor tienen ya que es menos probable que a vencimiento estén dentro del dinero y a la vez más apalancado se está. Una put muy fuera del dinero, en caso de un desplome de los mercados, puede dar unos beneficios astronómicos.

Con esto termino las características de las opciones. Queda pendiente hablar de como se valoran y de las griegas, aunque quedará para más adelante.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *